lunes, 27 de mayo de 2013

Anoia Race Tour 2013

¡MUY BUENAS A TODOS/AS! Como veis hoy vengo con especiales ganas (y muchas) de hablaros de la carrera de ayer, y es que fue una pasada! 

El día empezó bastante bien ya por sí solo, nada más levantarme a las 7 de la mañana e ir a la cocina a desayunar, me encuentro que mi madre me había preparado un increíble plato de pasta. ¿Qué más podía pedir? Menuda sorpresa me llevé al ver el desayuno que me esperaba, así que sin pensármelo mucho empecé a desayunar. 

Al terminar me enfundé en el chándal, me puse las bambas y empecé a estudiarme el recorrido de la carrera: las subidas de cada kilómetro, el trayecto, en qué kilómetros había avituallamientos, dónde debía apretar más, en qué punto se encontraba el pico más alto... en fin, a estudiarlo todo. Siempre va bien saber por dónde va a correr uno y qué se va a encontrar a medida que vaya avanzando.

Poco antes de las 9 partimos hacia Sant Martí de Tous, y 20 minutos más tarde ya estábamos allí. El ambiente a esas horas ya era bonito. A las 9:30 empezaban las 3 carreras en bicicleta. Una modalidad era la "Non-stop de 85km", otra más breve, la "Gran Fondo de 55km" y la última de todas y accesible también para los más pequeños, la "Básica de 30km". En total fueron 182 participantes, contando las 3 modalidades.  Un montón de ciclistas esperaban a la cuenta atrás para dar inicio al constante pedaleo durante horas. Vimos la salida y cuando todos los ciclistas pasaron y les perdimos de vista fui a recoger el dorsal. 



Aún quedaba casi una hora para que la modalidad de Runcross diera inicio pero yo estaba ya temblando, los nervios me pueden siempre en estas situaciones. Da igual que vaya a participar en un torneo de fútbol sala, a correr como acompañante de niños pequeños o a enfrentarme a algo donde solo yo soy el único participante, soy un saco de nervios y no puedo controlarlo. Cuando faltaban 20' para que diera inicio la carrera empecé a calentar. Hacía fresco y lo peor de todo, mucho aire, aunque supongo que estos factores también hicieron que la competición fuera más interesante. 




Cuando quedaban 5' el speaker fue pidiendo que todos los participantes de la modalidad de Runcross y los de Trek (los 18km podían hacerse corriendo o andando) fuéramos colocándonos en la zona correspondiente. Pidió que los corredores nos colocáramos delante y los de Trek se quedaran atrás, para facilitarnos la salida y así lo hicimos. Tras la cuenta atrás se inició la carrera. 










Tras dejar el pueblo atrás en el primer kilómetro empezó lo bueno: montaña, senderos, riachuelos, zonas de barro, bosques, subidas potentes, bajadas muy técnicas... en definitiva, lo bonito y la esencia de las carreras de montaña, lo que de verdad enamora a los corredores que disfrutan de ello. Yo iba con 2 corredores más, íbamos el quinto, el sexto y yo, el séptimo. Los 4 primeros se escaparon muy rápido y no se pudo hacer nada por retenerlos. Fuimos tirando durante un par de kilómetros y poco a poco fuimos distanciándonos, no mucho, unos 15-20 metros, quedándome yo en medio, en sexta posición. Pasado el primer avituallamiento sin tomar nada seguí, alejándome del que me seguía y al que seguía yo. A partir del km 6 empezó la subida más larga, y justo antes de lo más duro, en el km 6'5 otro avituallamiento. Dadas las condiciones que venían a continuación decidí dar un par de traguitos de agua, cosa que a partir del km 15 me arrepentiría enormemente. Fui subiendo la montaña y de repente vi que el camino torcía a mano derecha, pero que a lo lejos había un corredor que había seguido por el camino más ancho, sin percatarse del giro que teníamos que tomar. Como pude empecé a gritarle para que parara de subir y diera media vuelta, me paré y le grité con más fuerza, se giró y le dije que no siguiera, que diera la vuelta que se había pasado el desvío, desde unos 100-150 metros de distancia me dio las gracias y me dijo que tirara mientras él deshacía el camino hecho hasta donde se encontraba. Yo seguí mi carrera pensando en la suerte que había tenido aquel hombre al haber podido retroceder a tiempo y no perderse por completo. 

Seguí subiendo, esta vez por unos senderos bastante estrechos y pedregosos. Fue mi parte preferida de toda la carrera, aunque fuera la más dura. Cruzamos la montaña por unos caminos increíbles, estoy deseando poder disfrutar de nuevo con alguna carrera semejante. En el km 9 llegamos al punto más alto, aunque no por ello había terminado lo más duro, sino que aún quedaban un par de subiditas más que había que afrontar con fuerza. 2 kilómetros más tarde pasé por otro avituallamiento, del cual no cogí nada.

A partir del km 12 aproximadamente empezó la bajada. A pesar de ser cuesta abajo las piernas no respondían como en las anteriores bajadas, pedían algo más de tranquilidad y una pisada más segura. Aún quedaban 6km más y había que dosificarse, es muy común apretar en las bajadas y luego quedarse desfondado a falta de los últimos kilómetros, así que sobretodo cabeza. 

A medida que fui avanzando vi que le iba recortando distancias al 4º, pero aún estaba bastante lejos, aunque el que venía por detrás de mí también me había recortado bastante. En el km 15 encaré de nuevo la llegada al pueblo, enfrentándome a la última subida y los últimos metros antes de cruzar la linea de meta. 











Al final 5º de la general con un tiempo de 1:32:15. Una vez terminé saludé a los que habían quedado por delante de mi, felicitándoles y dándoles la enhorabuena por la carrera y los tiempos que habían logrado. También saludé al hombre que quedó detrás de mí, el cual me agradeció muchísimo que le avisara del error que había cometido al irse por otro camino. Tras descansar, tomar aire y abrazarme a lo más valioso que tengo (animadora, fotógrafa, guardarropa y novia) nos fuimos a coger un par de bebidas isotónicas, un agua, un poco de chocolate y la butifarra que daba la organización a los participantes de la Anoia Race Tour. 

Para terminar de recuperarme me dirigí a la carpa donde daban masajes, y tras 15' de hielos, geles, cremas y aceites me dejaron casi como nuevo. Estuvimos dándonos un paseo por allí, viendo la llegada de los últimos corredores y de los que hicieron los 18km andando. También vimos la llegada de algunos ciclistas y la entrega de premios de las 3 modalidades de carrera en bicicleta. 




Así que tras un enorme Sábado disfrutando como un enano de la carrera, tan solo me queda decir que mis sensaciones fueron bastante buenas. Noto que tengo que perfeccionar mi técnica de bajada en los tramos más técnicos y que necesito hacer más subidas, pero todo a su tiempo. Ahora toca seguir entrenando que el Domingo que viene me espera otra: la Igualada Urban Running Night Show de 10km. Un abrazo a cada unos de vosotros/as y que tengáis una buena semana!

Aquí os dejo la clasificación general.